Fabricación de corbatas

Máquina Jacquard, para la fabricación de tejido jacquard de corbatería artesanal
Máquina Jacquard, para la fabricación de tejido jacquard de corbatería artesanal

Maquinas jacquard:

El telar de Jacquard es un telar mecánico inventado por Joseph Marie Jacquard en 1801. El artilugio utilizaba tarjetas perforadas para conseguir tejer patrones en la tela, permitiendo que hasta los usuarios más inexpertos pudieran elaborar complejos diseños. La invención se basaba en los instrumentos que anteriormente diseñaron Basile Bouchon (1725), Jean-Baptiste Falcon (1728) y Jacques Vaucanson (1740), todos ellos de nacionalidad francesa.[1]

 

Aunque siempre se ha denomidado telar de Jacquard, el telar en sí es la máquina inferior que intersecciona los hilos para producir la tela, mientras que lo que verdaderamente inventó Jacquard es la máquina que produce el movimiento independiente de los hilos de urdimbre para conseguir el dibujo solicitado a través de las armuras o ligamentos insertados en las diferentes zonas del tejido.

 

Cada tarjeta perforada correspondía a una línea del diseño, y su colocación junto con otras tarjetas determinaba el patrón (ligamento/armura) con el que el telar tejería. Cada agujero de la tarjeta correspondía con un gancho "Bolus", que tenía dos posiciones, pudiendo estar arriba o abajo. De esta manera, dependiendo de qué posición tuviera, el arnés (montura) que lleva y guía la urdimbre haría que la trama se desplazara hacia arriba o hacia abajo. De esta manera, la secuencia de subidas y bajadas del hilo termina por crear un patrón (ligamento/armura) sobre el tejido. Los ganchos o pestañas podían ser conectados a través del arnés con un determinado número de hilos, permitiendo que el patrón (camino) se repitiera más de una vez.

 

Un telar con 400 ganchos podía tener conectados hasta cuatro hilos por gancho, produciendo así una tela con una anchura de 1600 hilos, y con un patrón compuesto por la combinación de las repeticiones de cuatro banda.

 

Fuente de información https://es.wikipedia.org


Rollos seda
Rollos seda para fabricaciòn de corbatas

Las tres formas de confeccionar una corbata.

 

En la técnica más sencilla el tubo de tela se confecciona con una máquina de coser normal. Desventaja: la costura del telar en la parte de arriba y en la parte de abajo no es flexible, por lo que la corbata puede quedar mal al anudarse.

 

Segundo método: con la máquina Liba. Cose con un solo hilo. Se debe coser la corbata del revés y luego volverle a dar la vuelta.

 

Tercer método: a mano. La corbata manualmente, se le da la forma, se hilvana con alfileres y se cose con aguja e hilo. Una corbata de calidad se realiza exclusivamente con los dos últimos métodos, donde la confeccionada manualmente tendría el puesto estrella.


El corte de la corbata

 

En primer lugar la seda se extiende sobre la mesa de corte y se realiza el corte. Las telas de un solo color se procesan en una gran pilan con ayuda de una máquina, las calidades estampadas, por el contrario, se cortan habitualmente a mano de forma individual para mantener el diseño en el acabado de la corbata una vez cosida.

 

El largo y el ancho de las piezas se definen con moldes. Normalmente, están hechos de un plástico transparente, de modo que el cortador puede realizar el diseño exacto. La calidad del trabajo es evidente a primera vista: el patrón es recto y termina en la punta de la corbata.


El relleno y el forro de las corbatas

 

Paralelamente al corte se prepara el relleno, el forro y la tela para el pasador de la parte posterior de la corbata. El relleno puede ser de algodón o lana, dependiendo del peso y la fineza del material exterior, la punta de la corbata puede forrarse de seda virgen, poliéster o del mismo material que la corbata. La última variante, es llamada por los expertos “self-tipping”, especialmente popular en Italia.

 

Que la corbata se pueda anudar, una vez acabada, sin problemas, depende de la forma del relleno. El relleno debe llegar exactamente hasta el borde del material exterior. Si está demasiado rellena, se arruga, es demasiado estrecho, el relleno debe poder deslizarse.


La costura de la corbata

 

Después del material exterior, el relleno y el forro, se monta la punta y se cose la parte posterior de la corbata. En caso de confeccionarse con la maquina Liba, se gira la corbata a la izquierda y después se cierra la costura. Las corbatas hechas a mano se colocan en la forma definitiva y se cierran con el llamado “punto deslizado” encima del hilvanado. El “punto deslizado” es, en el acabado de las corbatas, una costura visible en la parte trasera en el lado izquierdo del extremo ancho. Nunca se debe cortar esta costura ya que se desharía la corbata. Luego se cosería el pasador en la parte trasera del extremo estrecho de la corbata y para finalizar la etiqueta. Finalmente la corbata ha de repasarse cuidadosamente con vapor para eliminar cualquier punto de presión.